Saltar al contenido

¿Tendría sentido un HTC One (M8) fabricado en plástico?

octubre 5, 2018
Parte trasera del HTC One (M8)
¿Nos valoras?

Primer plano del HTC One (M8) en manos

En los últimos días, ha corrido por la red la aviso de que la firma taiwanesa HTC estaría manos a la obra en la fabricación de un nuevo HTC One (M8), que sería exactamente igual que el que todos conocemos, pero con un cuerpo de plástico, en costado del tan preciado aluminio, que recordemos, ahora ocupa el 90% del terminal.

Así, veríamos la misma pantalla Full HD de 5 pulgadas, el mismo Qualcomm Sanpdragon 801 como chipset, o la misma cámara dual Ultrapixel de 4 megapíxeles, pero todo ello, bajo un tacto plástico que curiosamente ha sido criticado en varias ocasiones por la propia compañía. Eso sí, asimismo se ha comentado que esta reforma estaría limitada a ciertas regiones, principalmente asiáticas.

¿Pero…y los principios?

Parte trasera del HTC One (M8)
Sin obstrucción, pese a que inicialmente pueda parecer una buena idea por aquello de rebajar costes –se comenta que podría presentarse a implicar incluso la parte–, iría en contra de la filosofía que ha tomado la compañía desde el HTC One diferente respecto a sus tope de tono. De hecho, incluso contradiría a las últimas y “amables” declaraciones que el propio presidente de la firma en Estados Unidos dedicaba a la surcoreana Samsung, en las que tildaba a sus dispositivos de plástico barato, metiendo en el saco, por su puesto, al Samsung Galaxy S5.

Al final, lo único que resulta evidente es que esta desavenencia del premium o no premium parece no tener fin, y es que ni siquiera los propios usuarios logramos ponernos de acuerdo. Personalmente opino que, si es por ofrecer un buen producto pero con una deducción muy importante en su precio, bienvenido sea el plástico, o más perfectamente, bienvenidas sean las diferentes alternativas.

Ahora, si este cambio no va a reportar prácticamente ningún beneficio al cliente, sino que mínimo más está pensado para hinchar a más velocidad las arcas de la empresa, pues no me parece el camino a seguir, y menos, si por el camino se critican a otras que hacen exactamente lo mismo.

Y tú, querido catedrático, ¿qué opinas?