Saltar al contenido

Nokia 7.1, análisis: a la conquista de la gama media a base de software, diseño y pantalla

julio 13, 2019
Nuevos rumores nos indican la pantalla y batería del OnePlus 3
¿Nos valoras?

Nokia 7.1, pantalla con notch

Desde el momento en que Nokia, de la mano de HMD Completo, decidió embarcarse en su particular aventura de regresar al sector telefónico, sabía que debía ofrecer poco muy diferente a los demás. Y vaya si lo ha conseguido. ¿La fórmula? Construir teléfonos de calidad, equilibrados en todos los aspectos y cuyo multiplicador diferencial fuera el software y el soporte. Uno de los últimos resultados de esta fórmula es el Nokia 7.1, un teléfono presentado en octubre que ha pasado varias semanas con nosotros para demostrarnos su valía.

Nokia ha apostado, sobre todo, por los teléfonos de tono media y precio contenido. Esto ha impulsado a la compañía a situarse, tras partir prácticamente desde cero, dentro del top 10 de fabricantes que más smartphones venden en todo el mundo. Con el Nokia 7.1 se vuelve a repetir la misma fórmula.

Este smartphone de precio inferior a 300 euros se cuela directamente en uno de los segmentos más complicados que existen en sector móvil en la contemporaneidad. Con rivales como el Xiaomi Mi A2, Mi 8 Lite –que ya analizamos en su momento–, BQ Aquaris X2, Huawei P20 Lite y otros pesos pesados de la tono media asequible, el Nokia 7.1 no lo tiene demasiado manejable para destacar sobre el resto. Eso, sin requisa, no significa que la compañía no haya intentado por todos los medios hacer de este un teléfono con personalidad propia, y con varios ases bajo la manga que durante estos días hemos podido ver con nuestros propios luceros.

Índice de contenidos:

Nokia 7.1, características y especificaciones

Nokia 7.1, ficha técnica
Dato Especificaciones
Dimensiones 149,7 x 71,18 x 7,99 mm. 160 gramos de peso.
Pantalla IPS LCD de 5,84 pulgadas. HDR. Gorilla Glass 3
Resolución y densidad Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles) 420 ppi. Formato de 19:9
Procesador Qualcomm Snapdragon 636. Ocho núcleos a 1,6 GHz
RAM 3 GB
Sistema eficaz Android 8.1 Oreo –actualizado a Android 9 Pie–. Android One
Almacenamiento 32 GB ampliables por microSD hasta 400 GB
Cámaras Trasera dual de 12 MP f/1.8 con PDAF y píxeles de 1,28 µm + 5 MP.
Anterior de 8 MP /f2.0
Formación 3.060 mAh con carga rápida Quick Charge 3.0
Otros Disertador de huellas trasero, USB 2.0 Tipo C, altavoz con amplificador inteligente, puerto para auriculares de 3,5 milímetros –jack–, Bluetooth 5.0, LTE Cat. 6
Precio de salida 299 euros

Lo mejor del Nokia 7.1

Pantalla

Móviles con notch

Rodeada por un –sorprendentemente trivial pero sólido– cuerpo de aluminio y vidrio, se encuentra la sortija de este Nokia 7.1: una perspicaz pantalla de 5,8 pulgadas con resolución Full HD+ –que arroja una cantidad de píxeles de 2.280 x 1.080 píxeles y 420 ppi–, protegida por cristal Gorilla Glass 3 y un notch en su parte superior, que se puede ocultar en cualquier momento –a través de los ajustes desarrolladores hasta hace no demasiado, y tras la última modernización de enero mediante la opción “Chaflán Completo” adentro de los ajustes de pantalla–.

Personalmente, he utilizado casi exclusivamente móviles con pantalla OLED desde hace más de 3 abriles –mi postrero smartphone con panel IPS fue el OnePlus 2–, pero he de confesar que el panel de este Nokia 7.1 me ha sorprendido, y mucho, gracias a su elevado nivel de brillo en exteriores, reproducción de colores y ángulos de visión, prácticamente inalcanzables por la mayoría de paneles OLED existentes en el mercado. Todavía destaca el contraste que es capaz de alcanzar, con tonos negros que casi parecen puros y blancos naturales que no tienden a ser excesivamente cálidos ni fríos.

La pantalla del Nokia 7.1 es, sin duda, una de las mejores que hemos pasado en la tono media en los últimos abriles.

Para mejorar aún más la experiencia, Nokia ha dotado al 7.1 de una serie de tecnologías englobadas bajo lo que denominan como Pure Display. Esto, entre otras cosas, permite al dispositivo reproducir contenido HDR –siempre y cuando la opción Pantalla HDR10 mejorada esté activada en los ajustes–, pese a que por su tecnología de pantalla y procesador no debiera ser compatible con este tipo de contenido.

A la hora de la verdad, lo cierto es que esta opción se nota, y se agradece que mientras se reproduce contenido multimedia los colores pasen a ser aún más vivos a la vez que se acentúa el contraste. Hay que tener en cuenta, eso sí, que esta opción no hace que plataformas como YouTube o Netflix reproduzcan el contenido en HDR nativo, sino que es el propio sistema eficaz quien se encarga de “optimizar” los colores del panel para adaptarse a este espectro de color de detención rango dinámico. Sea como sea, es un añadido interesante y que suma puntos a la experiencia multimedia.

Software

Android 9 Pie en el Nokia 7.1

Como decía al inicio, uno de los objetivos de Nokia al embarcarse en esta aventura de intentar ser de nuevo el fabricante de teléfonos móviles número 1 a nivel mundial, era el de ofrecer a los usuarios la mejor experiencia posible en cuanto a software, con un soporte equiparable al que Google ofrece a los poseedores de sus dispositivos. Es por ello que el programa Android One le viene como anillo al dedo.

En una plataforma como Android, donde la fragmentación es protagonista, es necesario halagar a las compañías que en realidad ponen de su parte. Y Nokia es una de ellas.

Ausencia más sacar de la caja este Nokia 7.1, encontramos Android 9.0 Pie tal y como Google decidió concebirlo, y el parche de seguridad de diciembre de 2018 ya instalado –y el de enero arreglado el día 15 del mismo mes–. Pocos móviles del segmento de tono media, incluso mucho más caros como el Samsung Galaxy A9 que pude analizar varios meses atrás, pueden presumir de poco así, y en una plataforma como Android, donde la fragmentación es protagonista y la arribada de actualizaciones se mide con cuentagotas, es necesario halagar a las compañías que realmente ponen de su parte. Y Nokia es una de ellas, sin duda alguna.

Al contrario de lo que sucede en capas como OxygenOS, Android One es una interpretación del sistema eficaz extremadamente cercana a lo que podríamos encontrar en los dispositivos Google Pixel, y Nokia sólo ha cedido algunas pinceladas al software de este Nokia 7.1, como lo son una app de cámara propia, o una útil de soporte a través de la que poder obtener ayuda en tiempo verdadero en caso de sufrir algún tipo de problema técnico con el dispositivo.

Esto, por supuesto, no será un punto válido para aquellos que prefieran las capas de personalización repletas de utilidades extra y cuya apariencia poco tiene que ver con la nativa de Android. Pero, para quienes preferimos poder disfrutar de una experiencia limpia y sin añadidos innecesarios, Android One es la combinación perfecta para el hardware que integra el Nokia 7.1.

Cámaras

Nokia 7.1, cámaras

Poliedro el decepcionante resultado que ofrecían algunos modelos anteriores de la marca como el Nokia 8 –que debía ser la remisión del catálogo de la marca–, nos alegra ver que la compañía ha sido capaz de subir el nivel en el contorno fotográfico, ofreciendo una cámara dual a la cima de sus competidores del mismo segmento, y que puede capturar imágenes de calidad en la mayoría de situaciones.

Me extenderé más sobre el apartado fotográfico del Nokia 7.1 a continuación, pero no quería dejar producirse la oportunidad de mencionar las cámaras del dispositivo como uno de sus puntos fuertes.

Lo peor del Nokia 7.1

Rendimiento

Nokia 7.1, parte inferior

Qualcomm presentó su plataforma Snapdragon 636 en octubre de 2017, hace ya más de un año, y Nokia ha decidido utilizar este chip en el que debería ser su maniquí de remisión adentro del segmento de la tono media asequible en 2019, donde reinan modelos como el Xiaomi Mi A2 o el Mi 8 Lite, uno y otro con el Snapdragon 660, más potente y capaz que la plataforma en que se pedestal el maniquí finlandés.

Este procesador, combinado con “solo” 3 GB de memoria RAM en la interpretación que hoy analizamos, causa que ni siquiera la higienización y delgadez de un sistema eficaz casi puro puedan hacer maravillas, y desafortunadamente echamos en descuido ese extra de fluidez y velocidad que sí encontramos en otros modelos con chips poco más potentes, como el mencionado Snapdragon 660.

Poliedro que el Nokia 7.1 rivaliza –por precio– con modelos como el Xiaomi Mi A2, nos hubiera gustado ver un procesador más potente como el Snapdragon 660.

Si correctamente la descuido de potencia no es evidente, sí habrá que pelear con caídas de frames al moverse por la interfaz –incomprensiblemente, parece que al Nokia 7.1 le cueste desplegar el panel de ajustes rápidos, pues casi siempre suele hacerlo a tirones–, pequeñas ralentizaciones al hacer uso de la multitarea o rajar aplicaciones cerradas.

Pese a ello, no encontramos problemas al ejecutar tareas que requieren de más fuerza bruta como la navegación web o el uso de juegos no demasiado pesados como Brawl Stars. Esto nos hace pensar que, quizá, los –leves, pero notables– problemas de rendimiento puedan solucionarse a través de futuras actualizaciones de software, y no estén directamente relacionadas con el hardware del teléfono.

Otro pequeño detalle que, pese a no estar directamente relacionado con el rendimiento, puede afectar tenuemente a la experiencia de uso con el teléfono, es el profesor de huellas. Si correctamente está situado en una posición lo suficientemente cómoda, la velocidad y precisión del sensor dejan que desear, y más de una vez habrá que acogerse al PIN o patrón de desbloqueo porque se ha cogido el término de intentos de desbloqueo a través de la huella.

Autonomía

Nokia 7.1, parte superior

Lo que sí me temo que no tiene posibilidad, por muchas actualizaciones de software que lleguen al dispositivo, es la autonomía. 3.000 mAh –o 3.060, en este caso– hace tiempo que dejaron de ser suficientes, más aún cuando las pantallas de los dispositivos continúan creciendo y los móviles considerados “compactos” como este Nokia 7.1 ya cuentan con paneles de 5,84 pulgadas.

#gallery-6 {
margin: utilitario;
}
#gallery-6 .gallery-item {
float: left;
margin-top: 10px;
text-align: center;
width: 50%;
}
#gallery-6 img {
border: 2px solid #cfcfcf;
}
#gallery-6 .gallery-caption {
margin-left: 0;
}
/* see gallery_shortcode() in wp-includes/media.php */

El resultado de esta combinación es una autonomía, como reducido, corriente, que nos obligará a acogerse al cargador por lo menos una vez al día, siendo capaces de alcanzar, de media, poco más de 4 horas de pantalla encendida con un uso habitual.

Por suerte, Nokia incorpora adjunto al teléfono un cargador compatible con tecnología Quick Charge 4.0, que nos permite recargar la peroles del dispositivo en poco más de una hora, alcanzando el 50% en cerca de media.

Recadero

Botones del Nokia 7,1

Probablemente sea un aspecto insignificante para la mayoría, pero los recadero laterales –de convexidad y encendido– del Nokia 7.1 tienen un reconvención demasiado corto, por otra parte de dar la sensación de ser excesivamente “blandos”. Esto me ha llevado a tener que sacar el móvil del faltriquera en más de una ocasión por no conocer si en realidad he extinto la pantalla, o si he subido el convexidad. Como digo, poco insignificante, pero por suerte hay que esforzarse en apañarse este tipo de detalles para sacarle más pegas al dispositivo.

Así son las cámaras del Nokia 7.1

Cámaras traseras del Nokia 7.1

Todo apunta a que, en no demasiado tiempo, Nokia presentará su primer smartphone con 5 cámaras traseras bajo el nombre Nokia 9 PureView. Mientras tanto, nos conformamos con el par de sensores que este Nokia 7.1 incorpora a su espalda, y que como ya os adelantaba es capaz de ofrecer un resultado más que trascendental.

A nivel técnico, nos encontramos con un sensor principal de 12 megapíxeles con comprensión f/1.8 sin estabilizador óptico –pero con estabilizador electrónico–, al que acompaña uno secundario de 5 megapíxeles f/2.4 incluso carente de OIS, y que se encarga de capturar la información de profundidad en las imágenes con Modo Retrato, o tal y como Nokia lo denomina, “Bokeh Dinámico”.

En cuanto a las opciones disponibles, a parte del ya mencionado modo retrato, encontramos Google Lens incorporado en la propia app de cámara, y otras opciones como filtros en tiempo verdadero, modo belleza, modo “Dual Sight” y, por supuesto, el modo profesional que permite modificar los distintos parámetros de la cámara.

Viajando hasta la parte delantero, sólo nos encontramos con una cámara, cuya resolución se encuentra a medio camino entre las dos traseras, con 8 megapíxeles y una comprensión f/2.4, y que entre otras cosas incluso permite capturar imágenes con finalidad de desenfoque de fondo.

Comportamiento de día, modo retrato y de tenebrosidad

Al valorar las cámaras del Nokia 7.1 y los resultados que es capaz de ofrecer, hay que tener siempre en cuenta que estamos en presencia de un móvil que ronda los 300 euros, y que probablemente se podrá conseguir por sobrado menos de esa guarismo pasados unos meses tras su tiro. Es precisamente ese el motivo por el que es necesario halagar el buen trabajo realizado por la finlandesa al afinar la cámara trasera del dispositivo, que puede gestar capturas fantásticas cuando la luz está de nuestra parte.

Los colores son fieles a la existencia, y aunque el nivel de detalle capturado no se acerca al de las cámaras de modelos más caros, siquiera se echa en descuido ni llega a aparecer el “finalidad acuarela” tan característico de los dispositivos de su rango, que por el contrario sí era uno de los puntos negativos de las cámaras del Galaxy A9 que actualizamos unas semanas a espaldas. El rango dinámico no es para tirar cohetes, pero siquiera dan ganas de vestir las manos a la persona al realizar capturas difíciles.

Cuando la luz cae, la cámara siquiera decepciona a menos que la situación sea de oscuridad casi total. Gracias al modo HDR maquinal, la cámara del Nokia 7.1 reduce lo suficiente el ruido y consigue que un buen número de las capturas realizadas sean aceptables. Es al fijarnos en los detalles cuando encontramos fallos e irregularidades, por otra parte justificables dada la tono a la que pertenece.

El modo retrato, conseguido gracias a la cámara secundaria encargada de capturar la profundidad, cumple correctamente su función y el finalidad de desenfoque es más que correcto, con bordes correctamente definidos y un desenfoque que, dependiendo del nivel seleccionado a través de la app de cámara, resulta natural y no demasiado agresivo.

Cámara trasera, fotos de día

Foto de día con Nokia 7.1

#gallery-7 {
margin: utilitario;
}
#gallery-7 .gallery-item {
float: left;
margin-top: 10px;
text-align: center;
width: 12%;
}
#gallery-7 img {
border: 2px solid #cfcfcf;
}
#gallery-7 .gallery-caption {
margin-left: 0;
}
/* see gallery_shortcode() in wp-includes/media.php */