Saltar al contenido

Los precios de los smartphones en la actualidad

septiembre 30, 2018
Los precios en los smartphones hoy en día
¿Nos valoras?

Los precios en los smartphones hoy en día

Estar en una sociedad de consumo como la nuestra hace que los fabricantes establezcan la vida útil de un producto a fin de que, acabada la misma, tengamos que renovarlo con uno nuevo. Estos productos son: electrodomésticos, impresoras, ordenadores o el tema que nos ocupa, los smartphones. Es lo que se conoce con el nombre de Obsolescencia Programada.

En el caso de los smartphones, son las operadoras de telefonía y las propias marcas las que mediante publicidad y compromisos de permanencia hacen que paguemos desorbitados precios por novedosos terminales que, en efectividad, no necesitamos. Un auténtico insulto a la ética, pero el problema es que nadie nos obliga. Somos nosotros los que elegimos hacerlo. La cuestión es, ¿por qué? Ahí va la opinión de este humilde servidor.

Nuestra responsabilidad

Queremos tener mejor móvil que nadie, y eso las marcas lo saben. El problema reside en que año tras año, sacan terminales al mercado con precios cada vez más y más elevados. Pero, ¿quién decidió poner ese precio? ¿quién lo pagó? Todos lo hicimos. Aceptamos precios tenuemente elevados, poco a poco y sin darnos cuenta. El resultado es que las grandes compañías se dieron cuenta de que inflando los precios progresivamente, la sociedad asimilaría retribuir 700 u 800 euros por un móvil. Si lo pienso, me parece una verdadera alienación, pero nosotros somos los responsables.

Existe un símil suficiente popular en nuestra sociedad: el precio de una entrada para ir a ver el fútbol. Si se piensa, cuchichear de retribuir 200 o 250 euros para ver un Madrid – Barcelona es una salvajada y el groso del país no se lo puede permitir. Pero ocurre lo mismo, los equipos han subido progresivamente los precios y la clan ha seguido llenando el estadio. Entonces, ¿por qué iban a dejar de subirlo?

Política empresarial

Esta cuestión juega un papel fundamental en el suspensión precio de los smartphones según mi criterio, y está directamente relacionada con el apartado citado. A las grandes empresas y sus respectivos líderes, les mueve la codicia. Es evidente que si una empresa decide un buen día sacar un producto que cueste la desorbitada número de 800 euros y la clan continúa comprándolo, lo va a seguir haciendo. No solamente es eso, sino que seguirán forzando el precio más y más de acuerdo a que los consumidores sigan aceptándolo, ¿por qué iban a dejar de seguir aumentando sus ganancias?

¿Cuánto les cuesta fraguar un terminal a las marcas?

La colchoneta de que un precio acabe calificándose de considerable reside en cuánta es la diferencia entre el precio de coste de un producto para la empresa, y el precio que pagamos los consumidores. El mejor ejemplo de este exageración, podemos reflejarlo en un iPhone 5S, el extremo maniquí del smartphone de la compañía de la manzana.

Apple invierte 160 euros en la fabricación de un iPhone 5S de 64 GB, y nos lo vende a 900. Hagan ustedes la resta, a mí me sale 740 euros de beneficio, un precio 5,6 veces superior al precio de coste. Podría tratarse de una broma, pero lamentablemente no lo es. Teniendo en cuenta que el salario minúsculo interprofesional en España está fijado en 645,30 euros mensuales, entregar un teléfono a 900 euros implica que la mayoría de la clan no va a poder comprarlo. La razonamiento una vez más nos engaña y las cifras de ventas del iPhone 5S en nuestro país han sido sobrecogedoras. El resultado de la ecuación a mí me parece claro, Apple subirá el precio de salida de sus próximos terminales de aquí a unos primaveras.

Los precios seguirán subiendo en la medida en que permitamos que lo sigan haciendo. Nadie va a convencerme de que hay que gastarse 800 euros cada dos primaveras en un smartphone novedoso. A este ritmo, en los próximos primaveras nos encontraremos con terminales que salen a la traspaso por un precio de 900 o 1000 euros, como ya he dicho. En cualquier caso, reconforta ver como hay grandes empresas –como Google– que fabrican teléfonos de ingreso calidad a un precio asequible, como el Nexus 5. Mi opinión queda escrita, ustedes hagan lo conveniente. Yo me bajo del carro.