Saltar al contenido

Los lectores de huellas en la pantalla están bien, ¿pero qué hay de los ultrasónicos?

junio 23, 2019
Samsung Galaxy Ace Style en color blanco crema
¿Nos valoras?

xiaomi-mi5s-plus-analisis

En las últimas semanas estamos viendo cómo algunas firmas están apostando fuertemente por el lector de huellas bajo la pantalla. Es una tecnología que apunta a sustituir al clásico llamador que aloja al sensor de huellas, pero tiene varios inconvenientes. El primero de ellos, y el más obvio, es la propia pantalla en sí, ya que el hecho de tener un panel entre la huella y el sensor hace que el registro de la huella sea menos preciso. El segundo es que solo funciona, por ahora, en pantallas OLED. Es una tecnología difícil de implementar, por ello junto a preguntarse: ¿es que nadie se acuerda de los ultrasonidos?

En la contemporaneidad, la mayoría de lectores de huellas usan pequeños circuitos de condensadores. Estos almacenan una carga eléctrica que cambia cuando se pone el dedo sobre unas placas conductoras localizadas encima. Usando esas variaciones, y mediante una serie de algoritmos, los sensores pueden rastrear las características de la huella y demostrar la identidad de la persona. Se conocen como sensores capacitivos, aunque además hay otros que “fotografían” la huella, los llamados ópticos. Por ello, el sensor de huellas bajo la pantalla no funciona en paneles que no sean OLED, ya que necesita obtener ciertos datos a través de los huecos que hay entre los píxeles de la pantalla, ya sea una variación del campo electromagnético o una foto de la huella.

Los ultrasonidos, poco que ya conocemos y que podría ser la opción

xiaomi-im-5s-sensor-de-huellas-ultrasonico

El nombre de la tecnología que podría solucionar el problema de los sensores de huellas bajo la pantalla es Sense ID y fue creada por Quacomm. Esta ya la hemos pasado funcionar en el Xiaomi Mi5s, y lo cierto es que el resultado era harto bueno. ¿Cómo funciona? Lo que Sense ID hace es emitir unos ultrasonidos contra un objeto, en este caso nuestra huella. Estos ultrasonidos rebotan y vuelven al sensor, que crea una representación tridimensional.

¿Qué significa esto? Que es mucho más seguro que los lectores de huellas capacitivos, ya que tienen comparable nivel de precisión que huir su seguridad es casi inútil. Piensa que, gracias a los ultrasonidos, el sensor puede enterarse hasta las pequeñas imperfecciones de los surcos de la huella, por lo que su precisión es mucho más entrada que la de los sensores capacitivos u ópticos.

Encima, es una tecnología mucho más válido y funciona mejor en condiciones en las que el resto de sensores fallan. Por norma universal, la inmensa mayoría de lectores de huellas fallan cuando el dedo está desaliñado o mojado, y tiene dialéctica, ya que el agua, por ejemplo, distorsiona la imagen y hace que el sensor falle. Con los ultrasonidos esto dejaría de ser un problema, ya que el agua no afecta al mapeado tridimensional de los sensores ultrasónicos.

Y lo más importante, el sonido traspasa las paredes

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-desktop-article-filmstrip’); });

Llegamos, así, al punto más importante, y es que a los sensores ultrasónicos no les importa que haya una horma, o una pantalla, delante para funcionar. Los sensores ópticos y capacitivos necesitan ver la huella, necesitan poder tenerla cerca para poder fotografiarla o evaluar las variaciones en el campo electromagnético, pero un sensor ultrasónico no. Podría funcionar perfectamente detrás de la pantalla, sea OLED o LCD, porque el sonido traspasa las superficies opacas.

Es una tecnología que está ahí y cuyo buen funcionamiento está más que demostrado. ¿Por qué no investigar un poco más en este demarcación? Quizá sea una opción para conseguir los preciados teléfonos con un 100% de pantalla. ¿Es que nadie piensa en los ultrasonidos?